Cuando escuchamos hablar de maridaje lo primero que se nos viene a la cabeza es la relación que debe tener un vino con cierto plato de comida.

Así se forjaron grande mitos como que el pescado se marida con vinos blancos y otros tantos que no forman parte del análisis. Es importante ahondar en el inevitable maridaje que debemos atender en virtud del clima que nos rodea.

Definitivamente NO es placentero el mejor Cabernet Savignon con 10 años de guarda en un mediodía de verano con 36° C a la sombra, ni tampoco un Pinot Grigio acompañando un guiso de mondongo cuando el termómetro marca 2 grados.

Por ello y ante la inminente llegada de la primavera estos varietales pueden ser de la partida ante cualquier evento que se realice durante esta temporada del año.

Detallando algunos vinos especiales para esta época, los vinos rosados (no los dulces) y los tintos de baja potencia son una gran opción, entre ellos, Cabernet Franc, Merlot, Pinot Noir, Garnacha y Criolla.

Rosados:

Cordero con piel de lobo Rosé, Mosquita Muerta

Hey Rosé,  Matias Riccitelli

Pala Corazón Rosé, Lucas Niven

Cabernet Franc:

Gran Enemigo,  Alejandro Vigil

Ala Colorada,  Las Perdices

Ciruelo, Finca Las Glicinas

Merlot:

Riccitelli,   Matias Riccitelli

Catalpa, Atamisque

Mara, Ernesto Catena

Pinot Noir:

Luca,  Luca

Zorzal Terroir Único, Juampi Michelini

Manos Negras, Alejandro Sejanovich

Garnacha:

Estancia Los Cardones,  Alejandro Sejanovich

Desquiciado,  Gonzalo Tamagnini

Criolla:

Proyecto Las Compuertas, Durigutti

Criolla Argentina,   Lucas Niven

Sir Robert

vino-blanco

Scroll to top